1.- Cambiemos el SISTEMA y MALAS COSTUMBRES de Juzgados Familiares y Casa Libertad, seamos progresivos, rompamos el eterno ciclo de culpas y disculpas entre estos dos, hagamos PROTOCOLOS para evitar errores u omisiones en acuerdos y notificaciones eternas (electrónicas), necesitamos Jueces, MP y Tutores más preparados y comprometidos en materia familiar (fuera de grillas o grupos internos) y que por no saber resolver o por temor a equivocarse solo saturan con niños a Casa Libertad de los que un aproximado del 80% no debería estar ahí y que se exponen más a situaciones de vulnerabilidad (revisar caso del pedófilo y golpeadores), necesitamos que las audiencias sean grabadas, que el MP actúe en presencia de un delito o falso testimonio (violencia institucional), que se sancione a las partes que con escritos de falsas acusaciones (chismes) quieran impedir las convivencias de sus hijos y que a su vez originen la propia carga trabajo de la que se duele el mismo Poder Judicial (más compromiso y calidad, podría ser menos gasto en nuevos Juzgados).Evitemos la falta de ETICA profesional en los procesos, pues no son ni prontos ni expeditos, causando así que las partes accedan a malos convenios, dejen sus juicios incompletos por falta de recursos o salud mental por la desesperación y frustración que genera el ciclo creado por estas Instituciones. Urgente cambiar la situación arcaica procedimental de CONVIVENCIAS y PENSIONES ALIMENTICIAS.

Urgente los Juicios Orales Familiares. (Diputados Federales y Senadores). Urgente remendar la situación de las malas Instalaciones de Casa Libertad (no cumplen con las normas de salud y más).Urgente disminuir la carga de trabajo en Juzgados Familiares que ellos mismos crean.

Urgente sancionar a quienes usan como moneda de cambio a sus hijos a través de estas instituciones para beneficio económico o satisfacción emocional personal, ya sea tema pensión alimenticia o convivencias. Hoy solo soy yo quejándome de esta forma, pero este tema es de todos los usuarios de Juzgados Familiares y Casa Libertad, muchos de los cuales temen a repercusiones en sus expedientes o escritos que los califiquen de buenos o malos padres o simplemente no se atreven a expresarlo, aun así, hay que cambiar este SISTEMA. Los niños primero. Revolución Cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.